• T.E.S.A

T.E.S.A

Tecnología Energética de Sanación Avanzada

Método terapéutico psicoenergético.

Canalizado por Karina Zarfino

Para agendar una sesión envía mensaje por

WhatsApp: 54 9 11 38522023

DE QUÉ SE TRATA

Este método resulta muy poderoso pues aborda de forma multidimensional los desequilibrios de la persona, entendiendo que éstos son la clara expresión del karma manifestado en la encarnación.

T.E.S.A. se reconcilia con dicha información y, desde la primera sesión, se clarifican las líneas temáticas principales de la encarnación del consultante. Información que se utiliza a favor del proceso de reparación y toma de conciencia.

OBJETIVO

El objetivo de T.E.S.A. es ayudar al consultante a equilibrar el engranaje de la maquinaria psicoenergética propiciando una reparación consciente y accediendo a rutas que le ayudarán a salirse del espacio frecuencial de la víctima, un mecanismo energético instalado durante mucho tiempo.

T.E.S.A. se diferencia de otros métodos pues está altamente asistido por planos superiores de consciencia.

Gracias a ello, se producen verdaderos e intensos movimientos cuyos efectos se perciben rápidamente en la materia.

 

COMO ES EL TRATAMIENTO

El tratamiento requiere de varias sesiones.

Cada sesión tiene una duración de 2 horas. La frecuencia entre las mismas es de 21 días.

Se puede realizar en forma presencial ó a distancia.

 EL CONSULTANTE

Está dirigido a personas que decidan iniciar un proceso de comprensión y sanación verdadero.

Personas que estén dispuestas a sumergirse en capas profundas de su propio karma,con la finalidad de liberar viejos programas y atreverse a construir nuevos patrones de realidad en sus vidas.

Debido a ello, es imprescindible comprometerse de forma responsable en el proceso.

 

RESULTADOS

Este método empodera y brinda las herramientas necesarias para iniciar una poderosa transformación.

Dado que se activan rutas energéticas nuevas que potencian el proceso de ReConexión.

 

Para agendar una sesión, envía mensaje 

por WhatsApp: 54 9 11 38522023

                                                                      ------------------------------------------------------------------------

Testimonios de consultantes T.E.S.A

"Para mí T.E.S.A fue liberador. A partir de T.E.S.A dejé de ser víctima totalmente. Pues si bien yo ya estaba en un camino espiritual desde hacía años, tuve muchos bloqueos, pues la víctima siempre estaba ahí: que no puedo hacer esto porque el otro no me deja, que no puedo hacer esto otro porque tal cosa. Ahora, sigo liberándome, pero ya conscientemente. Ya no me quejo. La queja desapareció. Y si en algún momento me surge algún reflejo antiguo, enseguida pongo la atención, ya sea un pensamiento negativo, y lo transformo. Creo que fueron tres o cuatro sesiones, pues justo empezó la pandemia y yo inicié Espacio Encuentro todos los días. Eso también fue el liberador. Y creo que sin T.E.S.A yo no me hubiera animado a hacer todo lo que dice. Además, terminó de despertar un montón de dones, me ayudó a reconocerlos. Ya me encontraba realizando la labor energética como terapeuta desde hacía unos tres años, pero al haber hecho T.E.S.A esa labor tomó más protagonismo, más seguridad, más estabilidad. Antes siempre necesitaba que me aprobaran, si estaba bien si estaba mal, si tenía el título o no tenía título, y ahora digo: Yo Soy lo que Soy, y reconozco que todo lo hago con amor, me faltarán mil cosas por aprender, lo reconozco, pero sé que estoy caminando hacia eso y tengo esa seguridad que antes no tenía. Todo es un camino. T.E.S.A fue un despertar y potenció mi labor, todo lo que hice en este tiempo de pandemia. Ir hacia el interior, acompañar a muchos también haciendo lo mismo, gracias a T.E.S.A. y a vos, Karina."

Liliana Schlapbach. Argentina.

 

"Después de transitar durante algunos años en zonas bastante sombrías dentro de mí, un día decidí que tenía que ocuparme responsablemente de la gestión de mi emociones, y fue así cuando T.E.S.A llegó a mí de la mano de Kari, quien además me acompañó y proveyó los instrumentos que necesitaba recordar y reencontrarme con el creador (sí, suena cliché...pero así realmente lo vibro  y no puedo ponerle otras palabras), fue el camino para volver como quien uno dice "a la casa del alma" y estar en conexión permanente con mi ser superior; alcanzando la paz y el silencio mental que tanto anhelaba y a su vez me despertó y me quito el velo de los ojos, para volver a empoderarme como persona, corriéndome de todos esos personajes que me fui inventando para proteger a ese ego que controlaba cada vez mas todos los planos de mi vida, porque obviamente yo lo dejaba y era más cómodo ser siempre la pobre victima en lugar de reordenar mis emociones, pues claro que eso lleva un trabajo delicado y de compromiso con uno mismo 100%.

De todas formas, agradezco y bendigo cada situación pasada durante esos días un tanto grises, dado que fuimos descubriendo en cada emoción negativa aquello que debía laborar y transformar, para poder pasar hacia otras polaridades y que en definitiva era lo que necesitaba para poder centrarme y vibrar en plenitud, como en algún momento de mis tantos viajes de mi alma sentí que lo hice. Después de todo este camino recorrido, puedo decir y sentir que realmente soy feliz todos los días, de la manera más liviana, luminosa, simple y pura que mi corazón puede sentir. Podría seguir describiendo todas esas sensaciones que volvieron a mí, pero me quedo con la más importante...las ganas de vivir y evolucionar para ser siempre uno en mí. 

Con todo el amor más puro de mi corazón, gracias, gracias, gracias."

Majo G. Argentina.

 

"Haber atravesado la experiencia de T.E.S.A.,  de la mano de Karina Zarfino, fue un camino de integración para mí. Antes de esta terapia sentía que mi alma andaba entre pedazos sueltos, que insistían en repetir vivencias de dolor y carencia. Con algunas sesiones de T.E.S.A. pude integrar esos pedazos y eso marcó un antes y después en mi sentir y mi vivir. Una nueva mirada de las situaciones y las relaciones, especialmente las relaciones amorosas. Fue un soplo de conciencia que se integró mágicamente a mi Ser, sanando el dolor y empoderandome para tomar nuevas decisiones. La sabiduría que radica en esta experiencia es difícil  comprenderla desde los parámetros del tiempo lineal, porque es una experiencia de integración multidimensional, son instantes de lucidez y luminosidad que se quedan en tu interior para siempre y enriquecen tus próximas experiencias y tu vida entera.

Estoy agradecida por haberla experimentado y tener la bendición de  recurrir a ella para seguir expandiendo  mi conciencia y el disfrute en esta vida. Gracias infinitas."

Angélica Vela. Argentina.

 

"Tres situaciones en el período de tres horas me llevaron a reflexionar sobre mi propio proceso con T.E.S.A y a contarlo. Llegué a T.E.S.A buscando una ayuda para comprender qué es lo que estaba sosteniendo una situación que se repetía en mi vida, de distintas formas y me producía malestar. Sabía que había una trama energética algo a reparar, pero no podía darme cuenta de qué era. En anticipo del final, puedo decir que no solo encontré esa respuesta que buscaba y se materializó la solución del  problema sino que, hallé un camino para profundizar mi reconexión conmigo misma, con el sentido de mi paso en este plano, con la divinidad en mí, con Dios.

Siento que Dios -el Plano Superior- nos “tira sogas” todo el tiempo para ascender. Mensajes, pistas, personas que “se nos aparecen” y nos cuentan su experiencia. Intentaré sintetizar la mía con T.E.S.A, en tres ideas.

La primera. T.E.S.A me enseñó a diferenciar distintos planos de la realidad. A lo largo de la terapia llevé un cuaderno en el que registré todo lo que sucedía, lo que sentía y pensaba. Esas anotaciones me ayudaron a prestar atención al momento presente y recordar. Luego, en cada  sesión, partíamos de ahí para encontrar patrones o configuraciones, tramas energéticas que las sostienen. Algunas veces las “mágicas sincronizaciones” son evidentes, otras, las descubrimos en el proceso. Siempre, la perspectiva de la “solución” se enmarca el propósito de vida: lo que venimos a expresar y a trascender se va develando momento a momento, orientando la labor. No es algo abstracto, separado del día a día, sino bien concreto. 

La segunda. T.E.S.A fue para mí un proceso infinitamente amoroso sin ser condescendiente. Me “sacudió” desde el amor, cada vez que caía en el lugar del “pero, entonces, ¿qué tengo que hacer?”. Fue firme en la vigilancia de no activar -y dejar correr- alguna forma de evasión: “ese es el lugar de la víctima”, se identificaba con claridad, cada vez que me expresaba de ese modo. Y, en seguida, la tarea consistía en volver a ubicarse en un plano superior para observar la situación y actuar desde ahí. Experimenté la conexión con altas frecuencias de energía y, a la vez, pude comprender -apenas vislumbrar, mejor dicho- la labor de canalización que realizaba Karina, con quien realicé T.E.S.A. Mensajes y meditaciones canalizadas me ayudaron a profundizar, ver y actuar en dimensiones superiores de la conciencia, donde pude sentir el dolor del daño causado, el perdón, la intención de la reparación y, sosteniendo todo eso, el amor infinito de Dios, de maestros y altas esferas.

La tercera. Entre sesión y sesión pude ver cómo las situaciones cambiaban, como yo lo hacía. Al concluir, sentí la transformación interna y fue evidente cómo modificó mi mundo exterior y lo sigue haciendo. Al contarlo, es casi inevitable sintetizar diciendo “cuando yo cambié, cambió mi realidad”. Y sí, la relación entre los términos es “lineal”, como dice mi amigo. El punto, el quid de la cuestión, desde mi experiencia, es la primera parte “cuando yo cambié”. Podría completar la frase para clarificar: “cuando yo cambié la manera de expresarme en este plano; cuando modifiqué desde dónde me comunico y me relaciono, desde qué posicionamiento existencial…”. Mi cambio, mi transformación fue guiado por muchos seres de luz que están en todos los planos. Fue el resultado parcial –porque no concluye, es permanente- de un camino hacia adentro y hacia arriba -también, hacia abajo, para volver a subir-, en espiral, en infinito.

Gracias. Gracias. Gracias."   

Alejandra Batista. Argentina.

Creado con Webered WEBERED - 2009 - 2020