• Mensaje del día: 7 de mayo de 2020.

Mensaje del día: 7 de mayo de 2020.

7 de MAYO del 2020

Mensaje del día: 7 de mayo de 2020.

La crisis actual no es nueva, la venimos transitando desde mucho tiempo. Ahora, su reflejo evidencia con mayor intensidad la ruptura del tejido que llamamos realidad.

Si bien, muchos están vibrando en la frecuencia del miedo y la desesperación, es claro que toda ruptura abre un espacio nuevo que brinda posibilidades de repensar y reorganizar la vida de un modo diferente.

Son tiempos para abrir los ojos, estar atentos y decidir con conciencia pues, si bien hay muchas voces emergentes que proponen nuevos enfoques, voces que traen propuestas concretas para activar el cambio planetario, también es cierto que, tal como se ha visto en muchas oportunidades a lo largo de la historia, la ebullición propia de los momentos de crisis puede ser aprovechada por el mismo sistema que necesita ser transformado.

Debido a ello, el hoy nos invita a una reflexión más que profunda. Ser francos con nosotros mismos y revisar los modos que hemos utilizado hasta ahora para vivir en este planeta.

La reflexión sensata seguramente nos lleve a la toma de decisiones.

Qué aspectos de la propia vida estamos dispuestos a cambiar en pos del bienestar colectivo que, por supuesto, está en sintonía con el propio bienestar.

Probablemente se trate de revisar hábitos que sosteníamos desde intereses egoístas. Sería saludable también, atrevernos a reconocer si realmente esos modos nos daban felicidad. Felicidad entendida como estados de profunda dicha y de respeto a todas las manifestaciones de vida.

Si estamos dispuestos a observarnos sinceramente, tal vez reconozcamos que los ideales que hemos perseguido hasta el momento quizá no colaboraban mucho en el sostén de la casa común, sino más bien nos instalaban en estados ansiosos, competitivos y egocéntricos.

En esta cuadratura perfecta se manifiesta la gran posibilidad de dar el salto frecuencial en nuestra propia columna y aprender a vivir desde la confianza en quiénes somos realmente.

La confianza, la aceptación y el respeto a los otros seres es fundamental. Dado que, toda labor que construya belleza y armonía ha de ser impulsada y sostenida por cada ser humano despierto encajado en su propio centro, confiando en sus capacidades y amando la experiencia de estar vivo.

En lo personal, no me atemorizan los planes de aquellos que intentan beneficiarse con la desconexión humana. No me atemorizan pues cada día integro aún más la poderosa herramienta que poseo y nadie puede arrebatarme: la capacidad única y sublime para activar y mantener mi propia conciencia reconectada.

Somos dueños de nuestra vibración. Podemos decidir, puesto que toda creación comienza primero en plano sutil para manifestarse luego en el plano de la materia.

Conciencia y vibración. Allí se encuentra la llave divina para acceder a la libertad y trascender colectivamente las estructuras del poder manipulador.

¡Que así sea!

Con amor, Karina Zarfino.

Creado con Webered WEBERED - 2009 - 2020